Así, no ahorraremos esfuerzos para mantener y aumentar los indicadores de sostenibilidad que nos caracterizan y que nos hacen un territorio biodiverso, como la gestión integral de ese 38% de la jurisdicción declarado como áreas protegidas y ecosistemas estratégicos con participación comunitaria; el trabajo por la conservación de nuestras fuentes hídricas a través de proyectos con los que hoy tenemos una cobertura del 96% en saneamiento urbano, la siembra de más de 500 mil árboles en 2019 y el plan para la siembra de 4 millones en estos cuatro años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *